BREVE HISTORIA DE INTRODUCCIÓN

El plan de expansión de líneas de ferrocarril de 1.926 contemplaba la creación de una línea que uniera Talavera de la Reina, en Toledo, con Villanueva de la Serena, en Badajoz. Las obras se iniciaron en la década de 1920, llevando a la comarca infraestructuras como estaciones, puentes y viaductos. Sin embargo, la guerra y el progreso de las carreteras, unido a la despoblación de los campos durante el desarrollo, hicieron el proyecto inviable económicamente, provocando el abandono de las obras. Ya estaba construida toda la explanación, con sus estaciones dispuestas a recibir las vías (excepto unos 20 km de tramo de Villuercas). Sin embargo, esta línea jamás vio pasar un tren, aunque sí llegaron nuevos viajeros, a raíz de su recuperación como Vía Verde.

Las Vías Verdes son antiguos trazados ferroviarios en desuso acondicionados para la práctica del cicloturismo y el senderismo. Son itinerarios accesibles y fáciles, sin apenas pendientes y alejados del tráfico motorizado.

La Vía Verde discurre por el valle del río Tajo atravesando el embalse del Azután y parajes de gran valor ambiental como la dehesa de El Arco, los valles de Huso y San Martín y la sierra de Altamira. Junto al bosque mediterráneo del primer tramo, los jarales, el paisaje de pizarra y las formaciones de bolos graníticos marcan la segunda parte del recorrido que no es visible en el vídeo.

En éste artículo podéis ver fotografías de la Vía Verde en el tramo que va desde el apeadero de Aldeanueva de Barbarroya hasta el Viaducto de Azután, también llamado Puente Amador.

El puente de Azután, con un trazado ligeramente curvo, une los términos municipales de Calera y Chozas con Aldeanueva de Barbarroya, en cuyas poblaciones hay estaciones que nunca llegaron a estrenarse. No cabe duda de que, como ruta verde, es un auténtico lujo pues, además, discurre por el valle del río Tajo.

Viaducto de Azután o Puente Amador

La ruta que va desde Aldanueva de Barbarroya hasta el Puente Amador o Viaducto de Azután transcurre por el trazado de la Vía Verde La Jara, son 5 kms de ida y otros 5km. de vuelta. Es completamente llana, por lo que es accesible para todo el mundo. Discurre por zonas soleadas y sombrías, por lo que dependiendo de la época y la franja horaria, es recomendable llevar gorra y agua.

Aunque el tráfico rodado de vehículos a motor está completamente prohibido, es habitual cruzarse con vehículos de los propietarios de las fincas conlindantes con la Vía Verde, por lo que si lleváis perros, es recomendable llevarlos sujetos.




Todas las fotografías tienen reservados los derechos de autor.
Si estás interesado en alguno de los archivos digitales, 
por favor ponte en contacto con el autor.