Para ésta sesión de fotos elegí una antigua fábrica de ladrillos a las afueras de Talavera.

Para ésta sesión, he usado la Canon 700D + un objetivo Tamron 17-50/f2.8, un Canon 70-200/f4 con iluminación natural y apoyo de un flash Newer con softbox de 60×60.

He quedado muy contento con los resultados a pesar de ser la primera vez que trabajaba con Patricia.


Todas las fotografías tienen reservados los derechos de autor. Si estás interesado 
en alguno de los archivos digitales, por favor ponte en contacto con el autor.