Éste castillo, también conocido como castillo de Rivadeneyra fue construido en el siglo XV (1449-1450) por Hernando de Rivadeneira, mariscal de Castilla. En los revueltos tiempos de Juan II permaneció fiel al rey, enfrentándose a las huestes de Don Álvaro de Luna. De este castillo partió Enrique IV con cien caballeros para someter a la ciudad de Toledo, que era partidaria del infante Don Alfonso.

Es un pequeño castillo palaciego, no militar, del último período feudal. Su planta tenía forma rectangular y contaba con un foso.

La torre del homenaje tenía tres plantas con ventanas en los dos pisos centrales y el escudo de los Ribadeneira (cruz con cinco conchas sobre ondas), hoy irreconocible, en la última de ellas. También tenía matacanes y sus esquinas eran redondas y contaban con garitones.

Los muros de la construcción son de piedra, el material más usado en estas construcciones, gracias a su dureza y abundancia.

Se halla bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949 y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Actualmente, solo quedan una pequeña torre circular, una imagen de Cristo arriba y parte de la derruida torre del homenaje. La parte de la fachada se vino abajo, debido posiblemente a los fuertes vientos que en 1999 azotaron la zona durante algunas semanas.

CLICK PARA VER EL ALBUM COMPLETO

 


AVISO SOBRE LAS FOTOGRAFÍAS DEL ALBUM:

Por motivos de privacidad y conservación de los edificios abandonados que he fotografiado (y que a continuación expongo), NO SE FACILITARÁ BAJO NINGÚN CONCEPTO UBICACIÒN E INFORMACIÓN DE LOS EDIFICIOS FOTOGRAFIADOS.

Todas las fotografías tienen reservados los derechos de autor.
Si estás interesado en alguno de los archivos digitales, por favor
ponte en contacto con el autor a través del FORMULARIO DE CONTACTO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *