El Barco de Ávila está situado en el suroeste de la provincia de Ávila, relativamente cerca de la frontera con las provincias de Salamanca y Cáceres, siendo cabeza natural de la comarca formada por los Valles del Tormes y del Aravalle, más conocida como Alto Tormes. El municipio, que tiene una superficie de 12,68 km², limita con los términos de La Carrera, El Losar del Barco, San Lorenzo de Tormes y Navatejares.

La ubicación geográfica de la villa, limitada al este por la barrera natural del Tormes, y encerrada en su muralla medieval de la que se conserva claramente su trazado y algunas de sus partes relevantes, ha permitido el mantenimiento del tejido urbano hasta la actualidad, separando los nuevos crecimientos de la antigua trama. Asimismo, las calles que conforman la trama originaria, son también elementos básicos de su tejido urbano que adaptándose a las condiciones orográficas del terreno, va conectando los distintos hitos urbanos.

Puente Románico

El Barco de Ávila constituye un conjunto histórico que conserva elementos urbanos y edificios significativos de gran interés, algunos de ellos gozan de la declaración de bien de interés cultural como Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y el Castillo de Valdecorneja, así como las murallas y Puerta del Ahorcado. El espacio de reunión más relevante «intramuros» es la Plaza Mayor, que de trazado rectangular y con carácter cerrado asoportalado, responde a la tipología tradicional de arquitectura popular, formando un conjunto urbano homogéneo singular. Los accesos principales se producen desde la calle Mayor, donde se encuentra la casa del reloj y de una manera más angosta desde la calle donde se localiza el ayuntamiento. Otros espacios relevantes son la Plaza de las Acacias y el entorno de la Iglesia Mayor de Nuestra Señora de la Asunción.

El conjunto conserva además edificios de interés tipológico, representativos de la arquitectura característica de la comarca, tanto de arquitectura culta con casonas de sillería de granito de dos o tres alturas con huecos abandonados dispuestos simétricamente en fachada, como interesantes ejemplos de arquitectura popular normalmente de mampostería encalada con recercados de piedra y aleros sobre canes de madera. Extramuros, destaca la presencia del río Tormes y sus riberas que conforman unas espectaculares vistas con el paisaje de la Sierra de Gredos, y cruzando el Puente Viejo, destaca otro elemento relevante del acervo popular, la Ermita del Cristo del Caño.

La gastronomía de la zona está basada en los productos de la tierra, fruto del clima frío y seco, y con abundante agua de gran pureza.

El producto estrella de la gastronomía son sin duda las judías de El Barco de Ávila, que cuentan con el segundo Consejo de Denominación Específica más antiguo de España. Así, se trata del primer producto leguminoso reconocido con la «Indicación Geográfica Protegida» (orden de 5 de enero de 1989 del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación), adelantándose a la fabada asturiana (orden de 6 de julio de 1990). Ambos productos están en la actualidad inscritos en el registro comunitario desde 1996.

Patrimonio histórico-artístico

  • Puente románico
  • Castillo
  • Murallas
  • Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora
  • Ermita de San Pedro de El Barco
  • Ermita del Satísimo Cristo del Caño
  • Casa del Reloj
  • Edificio de la Cárcel
  • Casa de Los Balcones
  • Casa de Recaudación
  • Casa de Los Gasca
  • Calle de La Gallareta


Todas las fotografías tienen reservados los derechos de autor. Si estás interesado 
en alguno de los archivos digitales, por favor ponte en contacto con el autor.