Corría el año 2000 y todo el mundo soñaba con tener una vivienda en propiedad e hipotecarse hasta el cuello, las constructoras no paraban de levantar más y más bloques de pisos y adosados en cualquier terreno urbanizable al mismo tiempo que se llenaban los bolsillos de «talegos», nuestros jóvenes chavales abandonaban los estudios para trabajar en la construcción y ganar dinerito para comprarse mejores coches que sus padres y cordones de oro con los que adornar sus cuellos los fines de semana en la discoteca, los bancos concedían créditos hipotecarios como si no hubiera mañana y las familias se endeudaban hasta las cejas con tal de tener un chalet con piscina, BMW de gama alta en la puerta, segunda casa en la playa, cenas elegantes (con o sin bogabante), vacaciones en el Caribe, caprichitos para los niños y las queridas… todo era alegría y folklore en nuestra querida España.

Llegó 2008 y lo que se había hinchado durante aquellos bonitos años, nos reventó en toda la «jeta» sin explicarnos el motivo. Despertamos de golpe de aquel sueño en el que todos estábamos inmersos. Toda aquella alegría se convirtió en llanto, tristeza, agonía y algún que otro suicidio en el peor de los casos.

La tragedia entró por la puerta grande en muchos hogares españoles para quedarse con ellos durante bastamte tiempo, de hecho muchas familias aún siguen en su particular pesadilla.

Miles de empresas quebraron, la tasa de paro se disparó sin que los gobiernos supieran como afrontar la situación, algunos se pasaron con la marihuana y en ocasiones veían «brotes verdes«, los bancos comenzaban a acumular inmuebles que ni familias ni constructores pudieron pagar y embargaron.

En 2018 existen multitud de viviendas por todo el territorio español sin dueño, esperando que algún día ésta pesadilla acabe, con ganas de soñar de nuevo, esperando que la economía del país remonte y volvamos a ser la España que antaño fuímos (cosa que dudo vuelva a ocurrir)….

Mientras, la mayoría de esas viviendas sin dueño han sido ocupadas, reventadas y desvalijadas por los amigos de lo ajeno, gente sin respeto ni escrúpulos.

Por todos es sabido que en España hay mucho hijoputa suelto, gente  –a las que no se les pueden llamar personas- que se aprovechan de las desgracias ajenas para hacer su «Agosto» y lucrarse con el trabajo y sacrificio de los demás y sin dar palo al agua…. luego con llamarnos racistas todo está solucionado.

A continuación os muestro las fotografías de un inmenso edificio compuesto de varios portales que supuestamente es nuevo con pisos a estrenar…

Todas las viviendas han sido reventadas, han robado todo el cobre, puertas, saneamientos, mecanismos, enchufes, automáticos, ventanas e incluso el ascensor.,. Podemos decir que hn dejado los ladrillos de milagro.

Es una pena que la ley de nuestro país permita éste tipo de actos vandálicos sin que los autores paguen por ello.

CLICK PARA VER EL ALBUM COMPLETO

NOTA INFORMATIVA: 
Para la realización de éstas fotografías no se han forzado puertas, ventanas ni cerraduras. 
Por motivos de conservación no se facilitarán ubicaciones de los abandonos fotografiados.

Todas las fotografías tienen reservados los derechos de autor. Si estás interesado 
en alguno de los archivos digitales, por favor ponte en contacto con el autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.